¿Qué es esto?

Un archivo

Hola, soy Javier Leiva Aguilera y este espacio es el archivo de los contenidos que publiqué en mi blog entre 2010 y julio de 2015, cuando decidí hacer borrón y cuenta nueva en mi espacio principal javierleiva.com.

¿Por qué hacer borrón y cuenta nueva?

Publico en blogs desde 2003 y a lo largo de estos años mi vida, y yo mismo, hemos cambiado mucho. No quiero renunciar (ni mucho menos) a lo que he hecho en el pasado, pues todo ayuda a la construcción personal, pero creo que a veces está bien hacer balance, marcar una especie de linea de separación e intentar continuar la vida con energías renovadas y aire un poco más fresco. Uno de esos momentos fue para mi el verano de 2015.

No es la primera vez

Además de este archivo blog que estás ahora mismo visitando, tengo otro correspondiente a años anteriores (2003-2009). Se llama Bibliotecario desordenado. Si te interesa más mi presente, serás muy bienvenido en javierleiva.com.

E-book o libro en papel: ¿qué prefieres?

Video

Transcripción

Hoy tengo dos objetos encima de esta mesa. Uno es este: un libro; y el otro es… un libro. Un libro es de papel y tiene un montón de páginas, el otro es electrónico y tiene… ¡un montón de páginas!

¿Cúal prefieres?

Yo prefiero el electrónico. Es algo que surge a menudo cuando hablas con gente. Cada uno tiene su preferencia. Los que prefieren papel suelen hablar del olor. Vamos a ver a qué huele el papel… huele a papel. Huele bien, la verdad, no voy a negarlo.

Yo mismo he sido un fetichista del papel durante muchos años. He sido un lector empedernido toda mi vida, pero creo que no es suficiente razón para preferir el libro en papel frente al libro electrónico. Por eso, y sin ánimo de ser exhaustivo, lo que he hecho es anotarme cuatro o cinco argumentos a favor del libro electrónico simplemente para poner encima de la mesa. Si a alguién le interesa responder y poner sus argumentos, el formulario de comentarios está aquí debajo y abierto de par en par.

Argumentos:

  • El libro electrónico pesa muy poco. No és que pese mucho el otro. Pero en el electrónico puedo llevar libros mucho más pesados. Puedo llevar tanto uno de 10 páginas como otro de 1300 páginas.
  • En el electrónico puedo llevar muchos libros y en cambio en el otro solo uno.
  • Con el electrónico puedo leer con una sola mano. No es muy fácil, también tengo que decirlo, porque este modelo no lleva botones al lado y en cambio otros si que los llevan. En esto en concreto vamos a empatar. Con el papel también puedes leer con una sola mano. Pero si estás en la cama y estás leyendo, cuando tienes que pasar página con una sola mano no es posible.
  • El electrónico se puede leer de noche sin luz externa. El otro, no. El electrónico con luz externa directa no se puede leer, y en cambio con el de papel sí. Punto a favor al de papel en este caso.
  • Otro punto a favor del libro de papel es que no se gasta la batería. Con el otro, la batería dura pero se termina gastando.
  • Con el electrónico puedes leer de inmediato sin salir de casa. Es decir, el libro electrónico lo veo navegando por internet, me lo recomiendan, o lo que sea y voy a ver si está. Si está y decido comprarlo, en un minuto estoy leyendo. Mismo ejemplo en papel: tengo que salir a una librería o comprarlo online y esperar a que me llegue dos o tres días. Así que si quieres empezar a leer ya, tienes que ir vía electrónico.
  • Suelen ser más baratos los libros en ebook que en papel siendo el mismo título. Es verdad que podrían ser más baratos de lo que son pero es verdad que han mejorado en los últimos años.

Creo que no me dejo nada de lo que había pensado y tu ¿qué opinas? ¿libro en papel o electrónico?

Los MOOC y el Conectivismo

Transcripción

Estas semanas estoy trabajando en un proyecto que tiene que ver con la transformación digital en la universidad.

Entre las muchas lecturas que han pasado por mis ojos estuvo la del libro Beyond the MOOC hype, de Jeffrey Young. Es un libro que recomiendo porque es un acercamiento bastante completo a esa tipología de cursos. Reflexiona sobre ellos, explica cómo se ha llegado a su estado actual y creo que ofrece buenas claves para el futuro.

En la parte de historia de los MOOC diferencia entre los xMOOC, que son los que se ofrecen en Coursera y plataformas similares y cuyo contenido se vehicula a través de videos, y los cMOOC. Estos fueron de hecho fueron los que inauguraron el concepto MOOC. En concreto, fue en un curso llamado Connectivism and connective knowledge que tuvo como profesores a Stephen Downes y George Siemens, de la Universidad de Manitoba en Canadá. Ese primer MOOC tuvo 2000 estudiantes.

Lo que me interesa remarcar es la metodología seguida en ese curso, que precisamente se basa en el conectivismo, una teoría del aprendizaje para el mundo digital que proponen los dos autores.

En el curso, los materiales de aprendizaje no eran videos con explicaciones de los profesores sino un montón de recursos que se iban compartiendo regularmente, además de las propias reflexiones y aprendizajes de los estudiantes. Cuando digo un montón de recursos, me refiero a tantos que era materialmente imposible para los participantes consultarlos todos. Y esa era justamente la intención: que nadie pudiera llegar a todo sino que tuviera que elegir solamente una parte. Se les pedía que a partir de lo consultado reflexionaran y volcaran sus aprendizajes en blogs, de tal manera que sus artículos se incorporaban como nuevo material del curso disponible para el resto de compañeros.

Estas son las instrucciones y objetivo final, en sus propias palabras:

Consulta los listados y lee solamente aquello que llame tu atención. Esperamos, y queremos, que cada estudiante tenga una perspectiva distinta fruto de haber visto distintos recursos. Parte de la teoría del conectivismo es que la gente tenga experiencias únicas.

Personalmente, me parece un enfoque muy potente y aplicable no solo a cursos destinados a un público masivo, sino también a entornos más reducidos aunque con un mínimo de participantes que puedan hacer sus aportaciones al proceso de aprendizaje. Estoy pensando en cursos monográficos, asignaturas de estudios universitarios, etc.

En resumen, que me gusta y es una idea sobre la que he estado dando vueltas estos últimos días. A ti, ¿qué te parece?

Viaje a Gran Canaria: Curso de Content Curation y un poquito de turismo

El curso

La semana pasada estuve en Gran Canaria impartiendo un curso que organizaban Canarias7 y la SPEGC. Creo que salió muy bien y que todo el mundo quedó contento. A continuación va una foto de grupo y un video-resumen que hice una vez finalizada la experiencia:

Los amigos

Además del curso, durante la semana tuve que dedicar parte del tiempo a trabajar pero también tuve espacio para hacer algo de turismo y de ver a algunos amigos. Ariel Brito me hizo una visita turística muy completa a Las Palmas y después me invitó a comer (pronto habrá reseña en Mover el Bigote), y con Fer Torres nos pusimos al día después de mucho tiempo y me contó lo mucho que trabajan en su empresa Bicompatible. Gracias a los dos 🙂

Gran Canaria 2015
Con Ariel, delante del Bingo (no entramos)

El ejercicio

Dado que estaba alojado en la Playa de Las Canteras, por las mañanas pude aprovechar para hacer ejercicio corriendo por la playa, por el paseo y por la zona del Confital. Hacia un lado llegue hasta la estatua El Atlante y por el otro hasta la valla del recinto militar que hay en La Isleta.

Gran Canaria 2015
La valla de los militares

Gran Canaria 2015
Playa de Las Canteras

Este es el hotel en el que estuve: NH Imperial Playa Las Canteras.

Gran Canaria 2015
Vista desde la habitación 615

El turismo

Ya terminado el curso, tenía un día para visitar la isla así que alquilé un coche y me fui a darlo todo. El Wolkswagen Up me acompañó durante unos 350 kilómetros y no dió muestras de cansancio:

Gran Canaria 2015
Up y yo en el Barranco de Mogán

Estos son algunos videos que grabé durante el día (disculpad por las imprecisiones de algunos comentarios, es lo que tiene ir sobre la marcha):

Dunas de Maspalomas

Puerto de Mogán

Barranco de Mogán

Presa de las Niñas

Tejeda

Finalmente, al regresar a Las Palmas me encontré con una pequeña exhibición de bailes tradicionales canarios. Aquí una muestra:

En resumen

Mucha actividad en pocos días y una experiencia muy positiva. En el apartado profesional, conocí a personas muy motivadas y el trato fue excelente. Los considero amigos para una hipotética futura nueva visita a Gran Canaria.

En lo que respecta a la isla en si, me encantó pero no me sorprendió que lo hiciera porque ya sé que las Canarias son un lugar extraordinario. Mucha variedad en poco territorio, me encanta. Cuando ellos quieran, regreso 😀

Cómo usar el móvil en el extranjero sin pagar roaming

Video

Audio

http://www.ivoox.com/player_ej_4322443_4_1.html?c1=ff6600

Transcripción

Tienes que irte de viaje al extranjero y estás pensando si te llevas o lo dejas el móvil en casa.

¿Por qué podrías querer el móvil en el extranjero? Pues por ejemplo, si alquilas un coche, para buscar direcciones, o incluso si no alquilas el coche quizá quieres ir a determinado lugar y no tienes ni idea de dónde está. Entonces Google Maps o alguna cosa de éstas te puede servir maravillosamente bien.

¿Para qué más podrías querer el móvil? Para buscar una farmacia, un restaurante, un hospital, una plaza de toros, un circo o un aeropuerto o lo que sea… o un hotel. Para publicar fotos en Facebook, Instagram, Twitter y donde tu quieras, o videos en youtube. Incluso para enviar WhatsApp a tu familia, a tus amigos o a los que más quieres que te odien por estar en el extranjero mientras ellos tienen que estara ahí en su casa encerrados.

¿Para qué más podrías querer hacer con el móvil en el extranjero? Para llamar. ¿Quién querría llamar con un móvil?

El caso es que el móvil en el extranjero te puede ser más necesario que cerca de casa porque estás más aislado y necesitas más información, porque no sabes muchas veces lo que tienes alrededor ni dónde está lo que estás buscando.

Mola. Pero el problema es que las compañías de teléfonos cobran un riñón a los usuarios ofreciéndoles un servicio llamado roaming que consiste en que el móvil es capaz de conectarse a una red nueva cuando pierde la señal de la que tenía. Lo cual, cuando cambias de país, equivale a que cambias de compañía.

Por ejemplo: imagínate que eres cliente de Vodafone en España (esto ya es un error de base). Entonces te vas a Alemania y necesitas conectarte. Tu móvil, cuando llegue a Alemania, va intentar encontrar con una red alemana que tenga convenio con Vodafone. Podría ser T-Mobile o Vodafone Alemania. Pero fíjate que aunque sea Vodafone Alemania no va a funcionar tu tarifa española, sino que vas a tener que pagar el roaming. Y el roaming, como ya he dicho, es carísimo.

Es decir: puedes llamar, puedes conectar, puedes hacer lo que tu quieras con el móvil. Ahora bien, cuando acabe el mes y te llegue la factura…. a mi no me busques.

¿Qué solución tenemos ante esto? Fácil: contrata un operador local. Actúa como si vivieras siempre en ese país. Mira, yo lo he hecho bastantes veces:
Esta es una tarjeta de Telcel de México, Claro de chile, Uff que es colombiano. Tengo más de Perú, Uruguay, Guatemala… la última que compré fue en Estados Unidos.

Total, que haciendo esto pagas las mismas tarifas que alguien de allí. Por lo tanto, pagas unos precios más o menos razonables.

¿Cómo lo haces?

Primer requisito: tu móvil tiene que ser libre. No te vale un móvil bloqueado. O lo has comprado nuevo sin pasar por el operador o lo has comprado con operador y en cualquier momento lo has liberado. Si tienes el móvil libre, lo siguiente importante es que tienes que comprar una tarjeta de un operador local.

Ojo: no te líes con contratos, las tarjetas siempre prepago. En Latinoamérica sueles comprar las tarjetas sin nada más. Es decir, tu vas a una tienda, compras una tarjeta y la metes en el móvil no puedes hacer nada con ella. Después tienes que ir a otro lugar y comprar una recarga. Pagas X pesos o la moneda del país en cuestión. Tienes que fijarte en la tarifa de datos si es lo que quieres es datos, y si quieres llamadas en la tarifa llamadas. Y si quieres las dos cosas, pues tarifas combinadas.

Te fijas y miras cual es la que te conviene más y asignas esa recarga a esa tarifa. De tal manera que puedes usar internet tranquilamente en el móvil porque estás usando la tarifa local. Cuando se acabe el bono, pues compras otro. Y si ya te vas a tu casa pues te olvidas.

En Estados Unidos, por ejemplo, compré una desde mi casa y me la mandaron por correo de tal manera que cuando llegué a Estados Unidos lo único que tenía que hacer era poner la tarjeta en el móvil y activarla. Y ya está: a partir de ese momento podía navegar, podía llamar o lo que quisiera.

Bueno, al final la cosa no fue tan fácil porque falló y tardé dos días en tener conexión. Pero bueno… ahí uno es gafe.

Fácil, fácil y mucho más barato que el roaming.

Un último consejo: antes de viajar visita las webs de las teleoperadoras del país al que vas a ir y entérate de las tarifas porque a veces pueden ser un lío. No vayas a gastar el viaje intentando aclarar cual es la que más te conviene.

Nada más, gracias y hasta la próxima.