La habitación del caos

Video

Audio

http://www.ivoox.com/player_ej_4252831_4_1.html?c1=ff6600

Transcripción

La habitación del caos es una metáfora que utilizo con mis alumnos cuando veo que se encallan en algún tema determinado o no consiguen avanzar en alguna tarea.

No solamente sirve para un contexto de aprendizaje, sino que creo que se puede aplicar en muchas situaciones de la vida. En concreto, en aquellas en que estamos interesados en conseguir algo y que de entrada nos parece difícil. De hecho, a menudo nos parece imposible. Eso es lo que llaman estar fuera de la zona de confort.

La metáfora se explica a partir de una situación real que seguro que a todos nos ha ocurrido. A mi me ha ocurrido, eso seguro. Imaginate una habitación que a lo largo del tiempo ha ido acumulando objetos. No tiene que ser una habitación desordenada ni sucia, aunque pude serlo. Simplemente hablo de la típica habitación en la que hay un armario con ropa, una estantería con libros y revistas, objetos decorativos, una bicicleta estática, documentación de distinta naturaleza (recibos del banco, contratos de alquiler, de tarjeta de crédito, del trabajo o de lo que sea, diplomas, informes médicos, etc). Seguro que en casa tienes documentos de todo tipo que se van acumulando a lo largo del tiempo.

Total que en esta habitación hay un montón de cosas y muchas de ellas no las necesitas para nada o simplemente preferirías que estuvieran ordenadas de otra forma. Así que decides ponerte manos a la obra para ordenar, para tirar lo que no te sirve, para donarlo, para cambiarlo o para venderlo.

El momento en que empiezas es el momento de no retorno. Por muy mal que estuviera esa habitación, que quizá que no lo estaba, en el momento en que empiezas a sacar cosas pasa a ser el caos absoluto.

Miras a tu alrededor y te arrepientas de haber empezado: ¡esto no hay quien lo devuelva en estado aceptable!

Por todos lados hay trastos, no hay ningún orden lógico y además no tienes libertad para moverte por ningún lado y si no vigilas acabarás tirando cualquier cosa y montarás un jaleo descomunal.

Esa es la habitación del caos.

Y esa es la sensación que puedes tener cuando empiezas a intentar aprender algo o conseguir algo que está fuera de tu alcance momentáneo. Menudo follón, no entiendo nada, soy incapaz… ¡si lo sé no vengo! Pero amigo, si no te dejas vencer por la desesperación y vas poniendo en orden un objeto en cada momento, de repente llegará un punto en que todo vuelva a cobrar sentido y lo mejor es que tomará sentido en un punto mucho mejor del que estaba cuando empezaste. Es como montar un puzzle.

Así que cuando quiero conseguir algo y tengo miedo porque no sé hacerlo o me siento incapaz para hacerlo, procuro recordar la metáfora de la habitación del caos que yo mismo utilizo para ayudar a mis alumnos.

De hecho, no consigo hacer todo lo que me propongo ni mucho menos, pero algunas veces sí que me sirve. En cualquier caso, la metáfora del caos me ayuda a ver las cosas de otra manera. Así que si me sirve a mi quizás te sirva ti. Y en ese caso, te la regalo.

¡Pásalo bien!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s